Antes de que duerma, se me abre en la mente la frescura, el tacto, y la voz de princesa en los páramos de tu piel.

 

Cuando vuelves a la vida se puebla el corazón de ausencia.

Cuando vuelves a l sueño, se engrandece el mundo y su esperanza.

Y tengo miedo, miedo de perder la risa, tu mirada.

miedo de perderme en mi nada, y que olvides la presencia de mi todo.

 

Ahora dormiría mi tristeza hasta que llegara el momento, y llamar a mi puerta, y beber con cuatro rosas en tu honor.

 

Antes de que duerma, sólo quiero despertarme soñando con el roce de tu pelo.

 

Comentarios  Ir a formulario

mestizo

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.