Reconozco que me es muy complicado expresar con un tono sereno y comedido lo ocurrido en nuestro medio natural durante estos días. Son jornadas de miedo, estrés y alerta, y toda la coordinación es poca para poder salvar las vidas humanas de nuestros habitantes. Una tormenta seca con un potente componente eléctrico ha sido la causante de estos incendios que asolan los montes del Maestrazgo, en un año muy seco y con fuertes ráfagas de viento cálido.

 

Muchos de ustedes recordarán el incendio de 1994 que se cegó con fuerza en el Maestrazgo. Cosas de la vida, este incendió fue el más virulento de la comunidad autónoma, y el fuego ha vuelto a centrarse en nuestro territorio. Los daños medioambientales son evidentes. Nuestro territorio  conserva un buen número de hectáreas con un nivel de catalogación medioambiental, y varias son las especies endémicas que en ellas habitan. El fuego borra de un plumazo esta biodiversidad que aportamos desde el Maestrazgo al conjunto de la comunidad Autónoma. Más allá del debate sobre la suficiencia de los medios técnicos y humanos del gobierno de Aragón en la extinción de incendios, esta claro que hemos vuelto a fracasar en la política de gestión forestal.

 

Se ha concebido a los montes mediterráneos como reductos de contemplación en donde se impide su gestión activa. Se torna como necesario abandonar la mera política proteccionista del monte y comenzar a elaborar políticas e incentivos fiscales a la población local con el objetivo específico de usar el monte y limpiarlo del sotobosque mortal que actúa como una bomba de gasolina en el medio natural. No ha sido viable el modelo actual de cuadrillas de vigilantes del monte, tutorizadas por políticos que no entienden del medio natural y que están mas interesados en rentabilizar sus actuaciones a cuatro años vista. Es en la población local y en la vuelta al uso del monte tradicional en donde tenemos que buscar los mecanismos de actuación forestal.

 

Por ultimo, me entristece que en los diarios nacionales, las noticias de portada sea el fichaje galáctico del FC Barcelona o la imputación de un alto cargo de un partido político cuando observamos que el medio rural se hunde sin remedio. En el Maestrazgo aportamos O2  , cultura rural e identidad de montaña al mundo global. No se muy bien que aporta la gente de las ciudades. No pedimos demasiado, solo con el 10% de los fondos públicos sin aval que se aportan a Motorland Aragón  en Alcañiz nos servirían para gestionar el monte de una manera sostenible. Hoy por hoy, el futuro del mundo rural interesa poco, pero eso si, este octubre tenemos carreras en la ciudad del Motor, en Octubre nosotros estaremos con nuestro medio natural olvidado por todos.

Comentarios  Ir a formulario

mestizo

gravatar.comAutor: Yo

Este fuego hace que se ponga la carne de gallina,ya nada volvera a estar como estaba,es triste y desolador ver como un patrimonio de esta embergadura arde, se convierte en cenizas, la riqueza natural de la gente que lucha por sobrevivir en el mundo rural al que nadie le hace caso. Que impotencia!!!

Fecha: 24/07/2009 11:22.


Añadir un comentario



No será mostrado.