28 de Diciembre de 2012. Día de la Victoria


En el día de hoy, desarmado y vencido el ejército español, las tropas serranas consolidan sus últimos objetivos. La Guerra, ¡ha terminado!

 

El jefe de Estado, Juan Carlos de Borbón, acaba de hacer una declaración pública en la cual España reconoce oficialmente la República de Albarracín como estado soberano. Dos días antes la Diputación de Cuenca y la de Guadalajara ya había hecho un comunicado oficial reconociendo de facto la existencia del nuevo estado.

 

Gea queda como territorio franco entre los dos estados pasando a constituirse en territorio autónomo (dependiente de España) con las mismas peculiaridades fiscales que la isla de Jersey. Como paraíso fiscal recién constituido la población está creciendo de una manera exponencial.

 

“Lo primero que haremos será una plaza de toros de mil pares de cojones” –ha dicho el alcalde-.

 

España reconoce a su vez el uso de las cañadas reales a los trashumantes de la sierra a cambio de dos o tres tripadas para altos cargos de la administración española.

 

Por su parte Albarracín, firmante del tratado, aunque acepta lo pactado, no retira de su discurso sus “derechos históricos y legítimos” para con las poblaciones de El Cuervo y Alobras, por su posición estratégica en la “salida de Albarracín al Rincón de Ademuz”. Algunos autores ya hablan de las dos poblaciones como la “Albarracín Irredente”. No se descarta pedir algún tipo de referendum a la ONU, aunque de sobras se conoce la eternización de dichos procesos. Por su parte España ha confirmado que construirá cuatro o cinco urbanizaciones en esa zona, lo que Albarracín interpreta como un acto hostil que pretende hacer que la mayoría de la población sea española de cara a un futuro referendum.

 

En su primer viaje oficial tras la reelección Obama ha decidido visitar Albarracín. Por su parte, el papa ha ordenado al obispo de Teruel que vuelva a su sede de Albarracín “ipso facto”. Al papa le ha cogido la noticia metiéndose una suculenta cena en el Batán, así que dice que no hay problema, que cuando acabe de cenar, después de los chupitos, a Albarracín que va.

 

En su retiro dorado, la terraza del Quemao –Híjar-, el Comandante Barrera, desencantado de la política serrana, ultima la publicación de sus memorias y las campañas de la independencia.

 

Albarracín por fin es libre¡¡¡

 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.