20070611105115-f-logogeoparkssansu10cm1.jpg
No es la primera vez, y espero que no sea la última, que comentamos en este apartado de opinión la importancia de la Red European Geoparks. Y digo que espero no sea la última porque todavía queda mucho por andar y muchos que convencer, pese a contar en nuestro territorio con uno de los socios fundadores de la Red, el Parque Cultural del Maestrazgo.
 
A lo largo de estas últimas semanas, en todos los parques de  la red (31 en total en todos los países de Europa y 50 en el ámbito mundial), se ha celebrado la Semana de los Geoparks.
 
Desde el Parque Cultural del Maestrazgo, con el fin de consolidar una red de participación de los Geoparks de la península ibérica, se ha viajado a la Comarca del Sobrarbe y al Naturtejo Internacional, en la zona de Castello Branco, en Portugal. Allí hemos podido observar que hay que trabajar en común, ofrecer una marca de calidad y de excelencia conjunta. Hoy ya no podemos andar con ventas exclusivas, con explotar territorios rurales de una manera independiente. Queramos o no, el mercado globalizado es el que es, y marcas como el Geopark nos ofrecen una salida digna que aúne la geoconservación y la filosofía de turismo respetuoso con la naturaleza.
 
Insisto en la proyección de la marca, no sólo como recurso económico sino como recurso social y cultural. Es tarea de todos los ayuntamientos y comarcas que forman parte del territorio del Parque Cultural apoyar la estrategia y utilizarla conjuntamente con el Parque. El trabajo que los técnicos estamos desarrollando en este sentido todavía no ha dado los frutos que requiere participar en una red de este tipo, por eso me gustaría incidir en varios aspectos que considero de interés para técnicos y políticos turístico-culturales.
 
En primer lugar, la marca del Geopark es una marca avalada por la Unión Europea en su conjunto. Favorece la participación en convocatorias de proyectos de cooperación y está regida por un comité rector que realiza exhaustivas inspecciones cada tres años, con lo cual, la superación es un reto, pues muchos parques se han quedado descolgados de la red.
 
En segundo lugar, la UNESCO avala la red reconociéndola como auditora de la institución para temas de geodiversidad y geoconservación. Estamos en un estadio intermedio que, aunque no alcanza todavía el título de Patrimonio de la Humanidad, se sumerge en la ética de conservación, protección y desarrollo socio-económico local por la cual la UNESCO lleva trabajando décadas.
 
Como pueden observar, no es una cuestión estratégica sin más. Estamos hablando de un título, un reconocimiento internacional, que todavía no estamos siendo capaces de explotar en todas sus dimensiones debido a las mentalidades localistas de algunos.
 Por ello, pediría a los ayuntamientos y las comarcas del Parque que se pusieran las pilas y que, lejos de tener una entidad en competencia con sus discursos turísticos, tienen un referente internacional en el Parque Cultural del Maestrazgo que, aunque humilde en su capacidad técnica, puede desarrollar, en conjunto, interesantes propuestas que redundan en beneficio de todos.

Comentarios  Ir a formulario

mestizo

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.