Lo iba a escribir yo, pero prefiero remitir a la nota de prensa de Apudepa, que son más caballeros que yo y lo explican de mejor manera. Otro día contaré la anécdota de este tiparraco sin oficio ni beneficio cuando yo trabajé por el Maestrazgo. A seguir pagando a despotas con cara de intelectuales. En fin, pa mear y no echar gota....

 

..............

 

Apudepa tilda de “ultraje al patrimonio cultural y a las buenas prácticas” el nombramiento de Juan José Vázquez como gerente de Zaragoza Cultura 

 

La Asociación siente profunda vergüenza ajena del compadreo y el clientelismo político y recuerda que Vázquez es responsable de los dislates del Fleta, Goya, Canfranc y el investigado Museo Serrano

 

La Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés, Apudepa, ha recibido con verdadero estupor la noticia del nombramiento de Juan José Vázquez como gerente de Zaragoza Cultura en sustitución de Antonio Mostalac. La Asociación recuerda que durante los últimos 8 años Juan José Vázquez es directamente responsable, como Viceconsejero de Cultura, de todos los sinsentidos, dislates e irregularidades cometidos por la Diputación General en materia de cultura y patrimonio. En el bagaje de Vázquez están, pues, el culebrón del Teatro Fleta, la estupidez del traslado de la Escuela de Artes, la desfiguración parcial de la Estación de Canfranc o la ineficacia más absoluta para defender bienes de tanta importancia como la Cueva Chaves, la iglesia de Otal o el castillo de Venta de Ballerías. Sus 8 años en Cultura de la Diputación General se han caracterizado por la más absoluta opacidad, la mala gestión y el dinero malgastado. Apudepa quiere recordar que Vázquez, junto con las Consejeras Almunia y Broto, es el responsable directo de las irregularidades detectadas por el Tribunal de Cuentas en relación con el Museo Pablo Serrano, que están siendo investigadas por la Fiscalía. Dadas las credenciales que Vázquez presenta, su contratación por el Ayuntamiento de Zaragoza no es otra cosa que un acto caciquil que se enmarca en la política clientelista que tanto daño ha hecho a la fama de la clase política y a la credibilidad institucional. Gestos como este no hacen sino confirmar que la vida interna de los poderes públicos se rige por miedos partidistas y oscuros favores. La indignación va en aumento.

Zaragoza, 15 de mayo de 2012

 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.