20121024171502-026-pueblo.jpg

Una comisión ciudadana compuesta por residentes en Torres ha comunicado al parlamento que se sienten discriminados por “el reparto injusto de los presupuestos estatales, que se centran en la burocracia e infraestructuras de la capital, Albarracín, por no hablar de los casos de clientelismo y favoritismo que el tribunal de cuentas ha detectado”. Por su parte, exigen a dicho parlamento que enmiende los presupuestos para incluir infraestructuras necesarias para el desarrollo de su población, como el acceso a la granja del Tomás, en lamentable estado después de la revolución (bueno, y de una tronada que hubo el otro día de mil pares de c…)

 

A las críticas de los presupuestos de la nueva nación se le une la bajada en picado de la recién creada Bolsa de Moscardón, donde se multiplican por doquier las nuevas empresas financieras de Albarración. El Banco Central de Albarracín, que controla los vaivenes de la Merina, ha advertido que los niveles especulatorios de los llamados “Brokers del Villar” pueden hacer entrar en quiebra la hacienda y la financiación del país entero.

 

El presidente de la nueva Caja Nacional, Idelfonso Botines, propone entrar en alguna moneda plurinacional, aunque descartan el Euro porque “esos están peor que nosotros”.

 

En el país vecino, España, la mesa nacional de BILDU ha declarado en un comunicado que: “BILDU se opone frontalmente a la independencia de Albarracín como nuevo estado de Europa y se posiciona junto al PP, el PSOE y el rey porque nosotros llevamos años dando la vara con referendums y planes ibarretxes y mira por donde que unos serranos que ni siquiera conocíamos nos adelantan y se saltan todos los –conflictos- y pactos de las últimas décadas”. El presidente de Albarracín, de viaje oficial por Marruecos contestaba: “¿Y esos de Bildu que, otra vez con la modorra a cuestas?”.

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.