Fuente: Asociación Cultural de Montoro de Mezquita, Nota de Prensa

A la vista de las últimas declaraciones del Consejero Delegado de Neoelectra, propietaria de la planta eléctrica de Aliaga, se podría deducir que el INAGA ha denegado la Autorización Ambiental Integrada a una industria modélica. Parece olvidar que han dispuesto de ocho años para intentar encauzar un Proyecto que, desde el principio, fue cuestionado por sus graves deficiencias y que tiene a sus espaldas un gran número de denuncias. La Administración (y no solo el INAGA), tras años de trámites y al no poder legalizar lo realizado, se ha pronunciado: la Confederación Hidrográfica del Ebro no ha concedido el caudal solicitado por superar el caudal habitual del río Guadalope; el Departamento de Medio Ambiente ha denegado la Autorización Ambiental Integrada por considerar que la instalación es insostenible ambientalmente; finalmente, el Departamento de Industria, Energía y Minas ha revocado la condición de productor en Régimen Especial eliminando las ayudas económicas por la venta de electricidad.

 

La situación actual pone en entredicho la viabilidad de la industria, sobretodo por la pérdida de subvenciones por la cogeneración. En este sentido, el responsable de Neoelectra habla de la total legalidad de la planta de cogeneración, obviando que lleva años vendiendo electricidad en Régimen Especial sin tener ninguna actividad asociada que lo justifique. Así, y en este punto, la crítica situación de la industria ha provocando la movilización social en Aliaga y su entorno, culpando por una parte al Gobierno de Aragón por no legalizar la industria y por otra, a los  colectivos e individuos que han alegado en los diversos procedimientos. Evidentemente, poco se dice de la responsabilidad de una empresa que apostó por un proyecto con claras deficiencias y que difícilmente podía obtener cobertura legal.

 

Así, y retomando el compromiso del responsable de Neoelectra para hacer todo lo posible por dar una solución a la empresa, y convencidos de que Aliaga y su gente merecen un proyecto industrial serio y con garantías de futuro, consideramos que se tendría que estudiar el traslado de la industria a una nueva ubicación. Así, en el año 2001, la Consultora IDOM en un informe redactado para la DGA proponía como lugar más adecuado para la industria la antigua central térmica de Aliaga, en estado de abandono durante décadas y un foco constante de degradación. Así, desechada la piscifactoría por no existir caudal, podría considerarse que una central eléctrica como la existente junto con una planta de recuperación de CO2 podría ubicarse en ese punto. La Confederación Hidrográfica del Ebro, dentro del Plan del Guadalope, tiene previsto reformar el lugar con una inversión importante. El Departamento de Medio Ambiente tiene un grave problema con las cenizas acumuladas durante años y con un entorno degradado. Endesa tiene una deuda histórica con Aliaga, pues se aprovechó de sus recursos para luego desaparecer. La empresa Neoelectra, como principal responsable, debería afrontar su error y aceptar otras opciones aparte de aferrarse a una ubicación que será problemática de por vida.

 

Por ello, consideramos que se deben aunar esfuerzos entre una empresa que debe corregir su trayectoria y una Administración que tiene la responsabilidad de fomentar el desarrollo de una zona necesitada pero sin permitir proyectos insostenibles, por lo que proponemos que se estudie el traslado de la actual planta eléctrica de Aliaga al entorno de la antigua Central Térmica como una posible opción a la actual situación.

 

 

Asociación para el desarrollo de Montoro de Mezquita

11 de Junio de 2008

 

Comentarios  Ir a formulario

mestizo

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.